Qué como en un día actualizado. Recetas de comida en un día. ¿Porqué cambié mi dieta?

En esta entrada te traigo una versión actualizada de una temática que ya he hecho en otras ocasiones: se trata de un recopilatorio de lo que como en un día, o en inglés “What I eat in a day”.  En este estilo de posts te expongo lo que yo como a diario y te explico detalladamente las recetas, así como su preparación.

Aunque estos posts son bastante populares e interesantes, no te recomiendo que los tomes como ejemplo. Cada cuerpo es distinto y tiene unas necesidades y requerimientos totalmente diferentes. No existe una forma única de comer saludable o correctamente que sirva como modelo universal para todo el mundo. Lo que tu debes comer se rige y adapta tan sólo para ti. Así pues, te recomiendo que escuches a tu cuerpo para descubrir tu dieta ideal y no te bases en lo que te digan los demás para planificar tu alimentación.

Dicho esto, te presento la versión actualizada de lo que como en un día y las razones por las que cambié mi dieta.

Ejemplo de menú de dieta crudivegana/vegana.

  • Desayuno: Zumo verde de apio, pepino y kale.

Para desayunar me gusta empezar el dia con algo hidratante, que remineralize y desintoxique mi cuerpo en profundidad. Entre las mejores opciones para ello se encuentran el zumo de apio o cualquier hoja verde (kale, espinaca, acelga…) combinada con algun vegetal alto en agua (pepinos, apio: estos dan mucho zumo y deben ser siempre la base de tus jugos)
Para el mío, los ingredientes que estoy utilizando son los siguientes:

Ingredientes:

  • 2 limones pelados
  • 4 ramitas de kale
  • Un manojo de apio entero (sin hojas)
  • 1-2 pepinos
  • Hojas de lechuga

Procedimiento:

Primeramente lava y corta tus frutas en trozos pequeños. En su preferencia, intenta que sean lo más natural y ecológico posibles. Si los limones son ecológicos, no hace falta que los peles. A continuación introduce todos los ingredientes en tu licuadora y haz tu jugo. Cuando esté listo, pásalo por una malla o colador para eliminar la fibra sobrante. ¡Ya está listo! Te recomiendo tomarlo en ayunas o con el estómago vacío ya que te ayudará a la desintoxicación y mejorará el ph de tu estómago, preparándolo para digerir lo que comas durante el día.

  • Media mañana: Agua de coco.

A media mañana me gusta continuar con mi ayuno de líquidos para desintoxicar el cuerpo hasta pasado el mediodía. Para ello, opto por una bebida revitalizante y rica en minerales como el agua de coco.
El agua de coco es ideal para desintoxicar e hidratar el cuerpo en profundidad. Contiene potasio, magnesio, sodio y gran cantidad de minerales beneficiosos que ayudan a balancear correctamente los electrolitos del cuerpo, lo cual es bastante necesario en la mañana. Me gusta esta agua ya que se adapta perfectamente al cuerpo humano, e incluso es sabido que durante la segunda guerra mundial se utilizaba como substituto para transfusiones de sangre, dado su similitud con el plasma humano. Como te digo, esta bebida está perfectamente diseñada para el ser humano.
En su preferencia es ideal que compres cocos frescos de origen tailandés (no los típicos de color marrón, pequeñitos y sin apenas agua) Pero si no están a tu alcance, te recomiendo busques alguna marca de confianza, que no utilice ni conservantes ni azúcares artificiales. Asegúrate que en los ingredientes figure 100% agua de coco, entonces el producto será adecuado para tu consumo diario.

  • Comida: Smoothie bowl de frutas.

Mi primera comida sólida se situa alrededor de las 2 o 3 de la tarde y se trata siempre de un plato de frutas frescas o un smoothie bowl. Los carbohidratos de la fruta  me ayudan a reponer energía que he gastado durante el día, adenás de reponer el glucógeno de los músculos tras un entrenamiento. Considero que la fruta, es el combustible más idoneo y saludable para cuando necesitamos energía rápida, eficiente y simple. Hacer una comida de fruta al día también te libera de mucho tiempo preparando alimentos, y se trata de algo especialmente beneficioso si es una monocomida (una sóla fruta)

Otras de mis opciones favoritas son los smoothie bowls, que hago con una base de plátanos y otras frutas dulces. Los smoothie bowls me parecen una forma ideal de substituir una comida, ya que son ligeros, fáciles de digerir y complemtamente a rebosar de nutrientes. Por supuesto, si hago un batido siempre me aseguro de incluír alguna verdura como la espinaca o la kale para incluir un extra de minerales. De hecho, la espinaca y el plátano se complementan bastante bien y son ideales para comer juntos.

La receta de mi smoothie bowl de hoy es:

Ingredientes:

  • 2 plátanos maduros
  • 1 mango en cubos
  • 2 dátiles
  • Un puñado de espinacas tiernas
  • Un vaso de agua de coco o agua filtrada
  • Algunos superfoods: cacao, bayas de goji, semillas de hemp, cáñamo o sésamo por encima
  • Cualquier fruta fresca que tenga en casa y esté de temporada: fresas, uvas, higos etc. (intenta respetar siempre la combinación de frutas ácidas y dulces para una buena digestión)

Procedimiento:

Para comenzar, empieza preparando tus ingredientes y lavando aquellos que lo requieran. Los plátanos pueden ser frescos o congelados, si los añades congelados darán más textura al smoothie bowl. A continuación, introduce primero el vaso de agua de coco o filtrada en la batidora. Luego, pon los ingredientes sólidos priorizando los de más contendio en agua en la base. Cuando lo tengas todo, bátelo hasta obtener una textura homogénea y sirve en un bowl. Décoralo con algunas frutas frescas a tu gusto y superfoods. A mi me encanta incluir cacao, semillas de chía, sésamo u otros.

  • Cena: Ensalada con verduras de temporada y vegetales al vapor. 

Para cenar siempre consumo una ensalada a base de vegetales frescos y de temporada. Normalmente se constituye de una base de hoja verde (como espinaca, kale, lechuga etc.) Algunos vegetales ricos en agua (pepinos, tomates) y algún tipo de grasas saludables (aguacate, crema de almendras o semillas, etc.) De esta forma me aseguro de obtener una fuente de fibra y minerales, que van a ser absorbidos por mi cuerpo fácilmente gracias al contenido en grasas saludables. De forma ocasional y si tengo más hambre, incluyo algún tipo de verduras de raíz cocidas como el boniato, la patata, la zanahoria etc. Siempre voy cambiando los extras de mi ensalada durante la semana, y me aseguro de consumir una receta diferente todos los días. Una opción que me encanta añadir es el boniato cocido, ya que se digiere muy bien con la hoja verde y el aguacate. Te dejo la receta de mi cena a continuación.

Ingredientes:

  • 1/2 aguacate
  • Un puñado de semillas de sésamo
  • 1 boniato pequeño
  • Un pepino grande
  • Medio calabacín crudo
  • Tomates cherry o de ensalada
  • 1/2 cebolla morada
  • Un puñado de espinacas
  • Especias al gusto: cúrcuma, pimentón, orégano etc.
  • de forma opcional: algas nori o wakame

Para el aderezo:

  • 1/2 cucharada de tahini
  • Una cucharada de salsa de soja
  • Limón
  • Semillas de sésamo

Preparación:

Esta ensalada es muy simple y fácil de preparar. Primeramente lava tus verduras y coloca una base de hoja verde en tu plato. Yo he utilizado espinacas, pero puedes substituirlas por lechugas u otras hojas. A continuación, pon agua a hervir y haz tu boniato al vapor. Córtalo en trozos pequeños para que se haga antes. Mientras se cocina, ve preparando tu ensalada. Corta en trozos pequeños todos los ingredientes (tomates, pepino, calabacín y la cebolla) a continuación mezclalo todo bien y añade encima tu boniato o verdura cocida de tu preferencia. También te recomiendo añadir algas troceadas como fuente extra de yodo y minerales. Para sazonarlo, utiliza especias o bien el aderezo que te propongo, muy simple y saludable. Para prepararlo, simplemente mezcla en un vaso y batelo todo con una cuchara. Coloca por encima de tu ensalada y ya está listo para comer.

🍄🥦🌰🥑🌶¿Te interesa la alimentación crudivegana? Pues no dejes de visitar esta lista de reprodución en la que encontrarás los videos de lo que como en un día. 🍒🍓🍅🌶🌽🥑🥒🥕

 

¿Porqué cambié mi dieta?

Como puedes comprobar a lo largo del artículo, en los últimos meses he introducido algunos cambios en mi dieta.  Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Ayuno intermitente, o ayuno de líquidos por la mañana:

A menudo, si queremos comer saludable debemos pasar mucho tiempo preparando o cocinando nuestra comida. Esto es un inconveniente que no me gustaba, ya que te saca mucho tiempo y la mayoría de las veces no tenía el hambre suficiente como para consumir tres comidas diarias. Es por eso que desde hace unos meses incorporé el ayuno intermitente a base de líquidos. Se trata de consumir tan sólo líquidos (pueden llevar calorías) durante las primeras horas del día y como desayuno. Esto no sólo es beneficioso para hidratarte y desintoxicar tu cuerpo tras el período nocturno, sino que además da un respiro a tu organismo y sistema digestivo. De esta forma, cuando consumas tu primera comida sólida tu cuerpo estará mejor preparado para absorberla. Además, una ventaja destacable es el aumento de tiempo y libertad que te da no tener que preparar una comida. Practicando ayuno intermitente, obtienes más tiempo para ser productivo en la mañana o cuando realices tu ayuno, sin distracciones ni preocupaciones por la comida.

  • Zumos verdes y agua de coco diariamente:

Si hay algo que encuentro imprescindible para una buena salud es la hidratación. Unos niveles de hidratación adecuados son incluso más importantes de los alimentos que consumes. Estos contribuyen y mejoran la absorción de nutrientes, así como el funcionamiento de los órganos internos y el sistema digestivo.  Pero, para hidratarte correctamente, a menudo no es suficiente con beber agua. El agua que bebemos hoy en día no hidrata en profundidad al cuerpo. Esto es, no penetra en nuestras células y pasa por nuestro organismo sin nutrirnos, dejando  residuos químicos a su paso. Si quieres hidratarte en profundidad, te recomiendo depurar tu agua, y además introducir bebidas que provengan del reino vegetal. Los más beneficiosos son los zumos verdes (nutren y hidratan el cuerpo, ayudando a desintoxicar las células) y el agua de coco (mineralizara y balancea los electrolitos). Actualmente bebo estas dos bebidas ha diario y he experimentado numerosos beneficios en mi salud, en comparación de cuando no las tomaba.

  • Frutas y verduras locales y de temporada:

Hasta hace poco mi dieta se basaba mayoritariamente en fruta tropical (papayas, mangos, piña, etc.) Esto significa que la mayoría de lo que comía era importado y se trataba de alimentos que habían sido plantados y crecidos en otro país. Cuando eso sucede y la fruta viaja durante tanto tiempo y desde tan lejos, a menudo se ve afectada. Se pierden la vitalidad y la frescura de la misma, así como se mitigan los beneficios y nutrientes. Es por eso que recientemente he decidido consumir más productos locales y de temporada. De esta forma, no tan sólo es más fácil para mi sino más beneficioso. Mi cuerpo obtiene más nutrientes y a menudo, la fruta está más buena. Los alimentos plantados y crecidos en la tierra donde vives son a menudo los más ricos en nutrientes  que puedes encontrar. Además, estos se adaptan a tu clima, época y necesidades del momento.

  • Consumo diario de algas o fuentes de yodo:

Si hay algún nutriente que a menudo se carece en una dieta vegana y del que todo el mundo se olvida, es el yodo. El yodo es muy importante para la función del metabolismo, la tiroides y las funciones cardíacas en general. Sin este mineral nuestro cerebro, sistema hormonal y músculos no funcionan correctamente. La mayoría de alimentos ricos en yodo se encuentran en productos de origen animal, por lo que si eres vegano te recomiendo incluír algas a menudo en tu dieta o bien tomar un suplemento de yodo.  Algunas algas que recomiendo consumir a menudo no sólo por su aporte de yodo sino por todos sus beneficios y riqueza nutricional son: la spirulina, el nori, el wakame, el dulse, la chlorella etc.

  • Vegetales de raíz, tubérculos o verdura cocida de forma ocasional: 

Lo cierto es que no cocinar tu comida limita bastante tu ingesta de vegetales, ya que algunos no pueden ser consumidos en estado crudo. Por ejemplo, algunos vegetales como la berenjena,  son tóxicos y  perjudiciales para el cuerpo cuando se encuentran sin cocinar. Por otro lado, en  el caso de los crucíferos o los tomates, algunos nutrientes se intensifican y mejoran su absorción al cocinarse. Es por eso que incluir de la posibilidad de cocinar mis vegetales me ha permitido incorporar más variedad en mi dieta, y consumir algunos vegetales de raíz como la calabaza, el boniato o la berenjena, más a menudo. Esto me permite tener una dieta más variada y rica en nutrientes, lo que a la larga es beneficioso. Dado que aprecio la importancia de consumir diferentes alimentos, e introducido esta modificación, que creo que se adapta bien a la época de invierno y a sus alimentos.

En conclusión…

Los seres humanos estamos en evolución y transformación constante. A medida que nuestro estilo de vida y nosotros crecemos nuestra dieta debe adaptarse a los nuevos requerimientos y necesidades que van surgiendo. Si queremos progresar no debemos temerle al cambio. Un cambio en lo que comemos de vez en cuando puede ser beneficioso para el cuerpo, aportándonos nuevos nutrientes y vitaminas, que quizá no estaban en nuestra dieta habitual.  Así pues, cambiar a veces no es tan sólo bueno para tu cuerpo, si no también para tu mente. Te ayudará a salir de la rutina, considerar nuevas formas de vida y aprender más sobre ti mismo. En resumen: ¡Los cambios son saludables y te animo a hacer más en tu vida!

Aquí termina este artículo sobre lo que como en un día. Espero haberte servido de inspiración para alcanzar tus metas y mejorar tu dieta.  Siempre es el momento para comer más saludable, si necesitas un cambio ¡No esperes más! Confío en que te haya gustado el artículo y que puedas servirte positivamente  de él. ¡Saludos y hasta la próxima!

Sumario
Qué como en un día actualizado. Recetas de comida en un día. ¿Porqué cambié mi dieta?
Nombre del articulo
Qué como en un día actualizado. Recetas de comida en un día. ¿Porqué cambié mi dieta?
Descripción
En esta entrada te traigo una versión actualizada de una temática que ya he hecho en otras ocasiones.
Autor
Publisher
Philosophy and fruit
Logo

Raquel Abellán Ruíz

Soy estudiante de tercero de filosofía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *