Los pensamientos modifican nuestra biología: ¿Las enfermedades surgen a través del pensamiento?

Comparte en las redes
Facebook
Facebook
Instagram
Google+
Google+
YouTube

Los pensamientos modifican nuestra biología: ¿Las enfermedades surgen a través del pensamiento?

Es un hecho obvio que lo que pensamos sobre nosotros mismos y aquello que nos rodea afecta nuestra percepción del mundo y de la realidad en la que nos vemos envueltos. Nuestros pensamientos tienen un poder más grande del que nos pensamos. Lo cierto es que, estos no sólo afectan a cómo percibimos el mundo.  Estos pueden moldear como nuestro cuerpo reacciona y se relaciona con nuestro entorno. Por ello, es importante esforzarnos en tener pensamientos positivos.

En la mente pueden existir las ilusiones y las creencias falsas, pero para las células de nuestro cuerpo y la epigenética no es así. Investigaciones recientes en este tema demuestran que lo que pensamos impacta de tal manera a nuestras células que puede modificar nuestro ADN y código genético, llegando a crear enfermedades o favoreciendo su desarrollo.

En este artículo reflexionamos sobre la importancia  que la mente y el entorno ejercen para condicionar al ser humano.

La teoría de Bruce Lipton: un científico que apuesta por lo trascendental.

“Los pensamientos curan más que los medicamentos” es lo que afirma este biólogo en su libro dedicado a cómo la epigenética y la biología del ser humano se ven confeccionadas a través del pensamiento.

Bruce Lipton es un doctor y biólogo de Nueva Zelanda. Pionero en la investigación de células madre, sus estudios sobre la membrana celular y las modificaciones de las células según el entorno sirvieron de base para la nueva epigenética. Este científico afirma que la medicina convencional es altamente perjudicial para el ser humano, siendo imperiosa la necesidad de la creación de una nueva medicina basada en el concepto de curación de la energía, mucho más eficaz que los medicamentos.

Según el doctor Lipton, la medicina actual es dañina ya que cuando tomamos un medicamento, este no afecta tan sólo a aquella zona enferma, sino a todo el cuerpo, creando además una multiplicidad de efectos nocivos o secundarios que a la larga nos perjudican más que si lo tomáramos.

El estado de las células depende de su entorno. ¿Pasa lo mismo con el ser humano?

Uno de los experimentos demostró que el entorno moldea las células según las características que presente. En los años 60, Bruce hizo un experimento revolucionario que cambió la idea que tenía el mundo: puso una célula en un plato petri, y como al cabo de diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas tenía miles de células, todas idénticas. Así pues, el experimento consistía en separarlas en tres grupos y situarlas en entornos distintos. Variando la química de los entornos, unas formaron músculo, otras hueso y otras se convirtieron en grasa. Esto probó que pese a ser genéticamente idénticas, las células tenían un desarrollo distinto que se veía regido por el entorno en el que se las colocaba. Los seres humanos ostentaban el mismo poder frente a su realidad: quién somos depende de nuestro entorno y de lo que pensamos, así como las enfermedades que desarrollamos. “Los seres humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por lo tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. El humano es un plato petri cubierto de piel” afirma el doctor Bruce Lipton.

Cambiando a una persona de entorno, se cambia la química del cerebro y entonces sanara.

Respecto a la curación y la enfermedad, sucede lo mismo con las células que con el ser humano: si ponemos el ser humano en un entorno nocivo, al igual que la célula, está también enferma. En cambio, si lo trasladamos a un entorno sano, entonces sanará. La medicina actual culpa a las células por la enfermedad, cuando en realidad el responsable es el entorno. Cambiando a una persona de entorno, se cambia la química del cerebro, el cerebro de la persona y las células leen y entienden el entorno. Esto también demuestra que, objetivamente, un entorno no no puede ser bueno ni malo: depende de estemos en un entorno muy sano y la mente lo lea como nocivo o perjudicial: entonces el cuerpo creará una química que lo hará enfermar. La diferencia entre el ser humano y la célula reside en que es que el ser humano tiene una mente para la interpretación. La célula en cambio lo lee directamente.

¿Por qué los pensamientos son más poderosos que la química?

La explicación es la siguiente: si observamos dentro de un átomo, encontramos electrones, neutrones, protones: es decir, energía. Todo lo formado por átomos pasa a ser de esta forma pura energía. La mente es energía, y cuando pensamos, transmitimos energía, siendo los pensamientos más poderosos que la química.

Las propias creencias del ser humano se convierten en un campo energético, una transmisión. Esta se transforma en una señal capaz de cambiar el organismo. “Antiguamente la gente se curaba con los chamanes, con las manos, hoy en día la medicina utiliza el efecto placebo de los medicamentos sabiendo también que el pensamiento negativo es lo que puede matar” nos explica el doctor Lipton.

El pensamiento como método de curación o autodestrucción.

Algo que la teoría de Lipton sostiene y que hay que tener en cuenta es lo siguiente: para curarse, no basta con vivir en un entorno sano, pues todo depende potencialmente de lo que la mente interprete. Aunque estemos en un entorno saludable e ideal para nuestro desarrollo, si la mente lo interpreta como dañino, nos acabará perjudicando. Todo depende de la percepción e ideas que tengamos frente a lo que ocurre.

El biólogo detalla que la mente actúa de forma especialmente particular. Por ejemplo segregando ciertas hormonas frente a una cierta experiencia. “si cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo, entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si  veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Estas frenan el crecimiento del cuerpo y apagan el sistema inmunitario.

Por eso cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema inmunitario, proliferan”.

El poder del subconsciente humano.

El subconsciente tiene, según el biólogo, más dominio y control que la mente consciente. Además, la información almacenada por el subconsciente, pertenece a los primeros años de vida de una persona. En este tiempo la personalidad y la salud de los individuos se conforma como un aprendizaje. Esto sucede desde el momento en que estos están en el vientre materno hasta los primeros seis años de vida.

En nuestra vida diaria, utilizamos el subconsciente el 95% del tiempo. Lo que aprendemos en los primeros seis años de vida se convierte en la información fundamental de nuestra vida. Estudios que demuestran que las enfermedades que padecemos de adultos tienen su origen en la programación y el entorno.

Conclusión y mi opinión al respecto.

La teoría de Lipton propone algo revolucionario.

Plantea que todo lo que condiciona a cualquier organismo vivo es su entorno físico y energético. Hasta entonces su carga genética era el causante, como creía comúnmente la síntesis evolutiva moderna.

Esto supone un gran revuelo para la comunidad científica. Según esta teoría, los seres humanos no están determinados por sus genes sino por sus creencias, lo que les condiciona y les convierte inevitablemente en los únicos y exclusivos dueños de su destino.

la unión entre cuerpo y espíritu,

Por otro lado, significa la unión entre cuerpo y espíritu a la que la ciencia no ha podido encontrar solución. Para Bruce Lipton, la energía vital de un cuerpo no cesa con la muerte física. Esto se explica con un ejemplo sencillo: imaginemos que el cuerpo humano es como un televisor. Este capta a través de unos receptores las transmisiones que reproducen los programas. En caso de que se estropease el televisor, la retransmisión seguiría existiendo. Esto mismo sucede con el ser humano. Pese a la muerte, si otro ser tiene los mismos receptores que tú, transmitirás lo mismo pero en otra forma.

Esto explica la reencarnación e indica que el cuerpo es temporal, pero que la transmisión se trata de algo permanente. Los experimentos con células de este biólogo demuestran este hecho. Nos explican que la existencia humana está constituida a partir de una duplicidad. Esta nos permite experimentar la vida a partir de experiencias físicas a través de nuestro cuerpo y sentimientos o emociones a partir del espíritu.

Pensamientos positivos.

En resumen,La esta teoría nos revela lo poderoso que es el ser humano. Invita a reflexionar sobre la gran capacidad de creación que alberga en su interior. Según el doctor Bruce Lipton: “La lección más importante de todo esto es que estar vivo es un regalo, y que hay que experimentar alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará más sano”.

Fuentes:

La guioteca, La revolucionaria teoría de Bruce Lipton: Científico afirma que pensamientos curan más que los remedios.http://philosophyandfruit.com/wp-content/uploads/2017/08/suscribete2.gif
https://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/la-revolucionaria-teoria-de-bruce-lipton-cientifico-afirma-que-pensamientos-curan-mas-que-los-remedios/

El coreo del sol, Bruce Lipton: “Los pensamientos curan más que los medicamentos”
http://www.elcorreodelsol.com/articulo/los-pensamientos-curan-mas-que-los-medicamentos

La Vanguardia, Bruce Lipton, doctor en Medicina, investigador en biología celular.
http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110909/54213913374/lo-que-pensamos-varia-nuestra-biologia.html

Si te interesa el tema:

Te dejo unos libros del mencionado doctor Bruce Lipton

Producto disponible en Amazon.es

¿Que es una actitud positiva? Pues tener pensamientos positivos sin dejar de lado los pensamientos del alma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *