El minimalismo ¿Qué es y cómo aplicarlo a tu vida?

El minimalismo es una filosofía de vida que pese a no ser especialmente popular y conocida en nuestro país, se va extendiendo cada vez más gracias a su sencillez y practicidad.
Por el nombre, podemos intuir que el minimalismo se trata de una reducción o eliminación, en este caso de posesiones materiales que ya  no sirven para su propósito.
A pesar de lo que la mayoría pensaría, reducir y minimizar nuestras posesiones materiales es una gran herramienta para brindarnos abundancia, y no escasez.

¿En que se basa?

Lo que esta filosofía sostiene es que todo lo que poseemos influencia quiénes somos y como nos sentimos. Por lo tanto, rodearnos constantemente de posesiones materiales innecesarias aturde enormemente la conciencia y dificulta las tareas que desempeñemos en nuestra vida. Reduciendo lo que tenemos ganaremos espacio no solo en nuestra casa si no también en el aspecto mental. El minimalismo sirve para focalizar en aquello que queremos en la vida. Tener lo necesario nos ayuda a centrarnos en aquello que realmente deseamos y olvidar lo que nos distrae.

¿Cuáles son los beneficios?

Los beneficios del minimalismo son múltiples. Esta actitud afecta no tan sólo a tus pertenencias sino a toda tu vida.

Algunas de las ventajas que considero más importantes son:

  • Mayor claridad mental

Normalmente no pensamos que nuestras posesiones materiales estén relacionadas con nuestra salud mental, física y emocional, pero la realidad es que lo están.

Muchos estudios en esta materia demuestran que cuando una persona deja ir aquello que no necesita en términos materiales, esto supone un cambio mental de gran importancia. Cuando te liberas de aquello que no necesitas/quieres tu libertad mental se magnifica.

Si no lo crees posible, piensa en la última vez que hiciste limpieza de tu vestuario. ¿Como te sentiste? ¿aliviado/a? Ésta la sensación más común. Aunque probablemente, no dedicabas mucho tiempo a pensar en esas prendas que dejaste ir, lo cierto es que liberarte de ellas te aportó cierta paz mental y tranquilidad. Donar, regalar, o tirar la ropa y pertenencias que ya no uses es imprescindible para estar en paz contigo mismo.

  • Aumento de la salud

Puedes pensar que deshacerte de las posesiones materiales que no te sirvan es imposible que aumente tu salud, pero que me dices a cerca de eliminar de tu vida aquellas relaciones, tareas o compromisos en tu agenda que no te satisfagan? Quizá pienses que esto es egoísta, y que aquellos que se ven implicados se van a sentir mal, pero lo cierto es que lo que realmente importa es tu salud y bienestar.

Muchos de nosotros llenamos nuestras agendas de compromisos inecesarios, que no disfrutamos, y los llevamos a cabo sólo por no decepcionar a los demás. Esto es totalmente inecesario. ¿Que pasaría si dejaras de hacerlo? Probablemente tendrías más tiempo libre, para descansar, hacer lo que realmente disfrutas o cuidar de tu familia mucho mejor.

El minimalismo puede tomar muchas formas y esta es una de ellas. No importa si es reducir tareas de tu lista, compromisos o tus posesiones materiales, tu cuerpo te lo agradecerá.

  • Más libertad y menos estrés

A  menudo pasamos una gran cantidad de tiempo intentando conseguir posesiones materiales, pensando en lo que creemos que deberíamos tener  y trabajando para conseguirlas. Lo cierto es que, la mayoría de esas cosas no son necesarias y en multitud de casos lo hacemos a fin de impresionar a alguien, mejorar nuestra autoestima o evadirnos de la realidad.

En resumen, como dijo una vez  el famoso escritor Dave Ramsey: “Compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, para impresionar a gente que no nos gusta”

Por otro lado, tu estrés también se reducirá: no pasaras más tiempo haciendo limpieza de objetos innecesarios, trabajando horas extra para comprar cosas u organizando pertenencias que en realidad no deseas tener.

  • Más tiempo libre

En un mundo donde las oportunidades vienen hacia nosotros más rápido que la luz, puede ser difícil decir no. Tememos perdernos algo, estar aburridos o simplemente no tener nada mejor que hacer.

Por una semana, te propongo lo siguiente: Limpia tu calendario por la noche. Trabaja durante el dia pero no hagas ningún compromiso en la tarde. Luego, con ese tiempo extra, prepara una cena para aquellos a los que quieres, ves a pasear en la naturaleza y lee un libro que disfrutes.

Las oportunidades siempre van a estar ahí. Nunca se van a agotar. Y es seguro que vas a encontrar una manera para llenar tu tiempo libre.

  • Mayor confianza en ti mismo

Cando ya no luchas por adquirir aquello que esta de moda o que crees que te dará la aprobación de los demás, un cambio en tu confianza se produce. Dejas de buscar convertirte en alguien diferente para gustar a los demás y te sientes bien por la persona que eres realmente, en lugar de por tus posesiones materiales. Sabrás que no hay nada que necesites que no tengas ya y dejarás de sentirte incompleto.
¿Cómo aplicarla a nuestra vida diaria?

  • Mejores relaciones

Cuando dejas de competir con los demás para impresionarlos con tus posesiones materiales, tus relaciones se centrarán en conectar con las personas. Por fin podrás dejar de lado la necesidad de complacer a todo el mundo y ser tu mismo.

Además, las relaciones no se centran en la competición u en las posesiones, sino en momentos bonitos y memorables. Al haber eliminado de tu vida aquellas relaciones u compromisos inecesarios, tendrás más tiempo para dedicar a los tuyos, a la gente que realmente quieres y aprecias en tu vida.

  • Encuentra tu propósito

Cuando limpias tu vida de aquello que no necesitas, algo mágico ocurre. Un sentido de propósito vuelve hacia ti. Las confusiones disminuyen, y te sientes motivado para hacer aquello que realmente quieres. Cuando sólo tienes los compromisos necesarios, te los tomas en serio.

  • Mayor libertad económica

Es evidente que ser minimalista te aporta una libertad económica destacable. Menos comidas, cenas, o fiestas de cumpleaños en las que gastar dinero y a las que realmente no quieres acudir. Menos compras impulsivas, inservibles y consumismo. Tu libertad económica crecerá y cuando encuentres algo que realmente quieres tendrás el dinero suficiente para comprarlo.

Para empezar, si quieres ser minimalista debes plantearte empezar a introducir esta filosofía en tu vida sin hacer grandes cambios. Algo demasiado brusco puede resultar una mala experiencia y acabar siendo contraproducente, por lo que tómalo con calma. Algunos de los tips que te recomiendo aplicar para comenzar son:

  1.  Traza un plan sobre aquellas areas de tu vida a las que quieres aplicar el minimalismo.
  2.  Dedica al menos media hora al dia a recudir tus posesiones materiales.
  3.  Reduce tu consumo o compras materiales inecesarias. Para saber distinguir que es lo que quieres y necesitas puedes consultar el siguiente apartado.
  4. Regala o dona aquello que ya no uses a familiares, amigos o gente que lo necesite.
  5. Planteate cambiar de dieta y estilo de vida hacia uno que genere menos residuos (por ejemplo, usa métodos de limpieza, cuidad facial y corporal caseros, reutilizables o naturales)

¿Cómo identificar que es lo que realmente necesitas y lo que no?

Para aplicar el minimaliso deberás gestionar tus posesiones materiales adecuadamente, a fin de reducirlas. Para ello, te propongo unos sencillos métodos que te ayudarán en este proceso:

  • Usa la regla 90/90. La regla

Esta regla sostiene que si no has usado algo en noventa días ni planeas usarlo en los próximos noventa días, entonces no lo necesitas. Deshazte de todo aquello que no cumpla con esta regla y reducirás tus posesiones materiales enormemente, teniendo sólo lo que realmente te hace falta.

  • Enfócate en como te hace sentir

Enfocarte en como los objetos materiales te hacen sentir es la clave para descubrir si son útiles. Por ejemplo, si se trata de una prenda de ropa puedes pensar en cómo te sientes al llevarla para decidir si debes conservarla o no.

  • Cuenta los objetos que posees

Algunos minimalistas cuentan y clasifican los objetos que poseen, reduciendo el número a 100, 20 o incluso 10 prendas de vestir. De esta forma sabrás cuanto tienes y tu evolución. Otra sugerencia consiste en intentar que todos tus bienes materiales quepan en una maleta. Esto te dará libertad para viajar allá donde quieras.

  • Hazte preguntas

Preguntáte las siguientes cuestiones frente a tus posesiones: ¿Lo he usado en el último año?, ¿Aporta algo a mi vida?, ¿Lo necesito?… Si la respuesta es negativa planteate eliminarlo de tu vida, de esta forma simplificarás tu entorno y con ello tu vida.

En conclusión…

El minimalismo es una herramienta útil pero poco realista en algunos aspectos. En mi experiencia, al intentar adaptarme a estos hábitos de vida y consumo he experimentado beneficios y puntos positivos, pero también retos imposibles. Minimizar y simplificar tu vida es algo bueno, sin embargo, debemos adaptarlo a nuestra situación y circunstancias personales, no existe un único modelo de vida que sirva para todo el mundo.

Hasta aquí llega mi artículo sobre las ventajas y descripción del minimalismo. Espero que te haya resultado útil, interesante y que puedas sacar partido de esta poderosa herramienta. Este es un estilo de vida único que puede aportar mucho a tu vida, dándote espacio para lo realmente importante. ¡Muchas gracias por leer y  nos vemos en el próximo!

Raquel Abellán Ruíz

Soy estudiante de tercero de filosofía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *