¿Por qué vegana?

¿Por qué vegana?

Como ya hemos visto, la elección sobre que elegimos como alimento tiene un impacto y consecuencias que trascienden más allá de lo que imaginamos. Recalcar que, a pesar de que el ser humano puede sobrevivir en muchos alimentos, ésto no significa que todos éstos sean óptimos para nuestro organismo. De hecho, dado sus caracterísitcas fisiológicas, el ser humano, funciona de manera óptima en una dieta basada en alimentos vegetales (frutas, verduras, almidones…) pues se trata, contrariamente a lo que nos han contado de por vida, de un animal herbívoro

Sin embargo, en este artículo trataremos los aspectos principales en los que derivan nuestras elecciones alimenticias: Aunque se trata de múltiples temáticas, podemos dividirlas en dos grandes categorías:

Circunstancias externas: el medio ambiente, el planeta y los animales

Para empezar, debemos preguntarnos: ¿Qué tipo de alimentación daña más el medio ambiente? ¿el estilo de vida vegano es el más respetuoso con el medio ambiente?

los-animales-no-son-nuestra-comida
Es ya evidente que el consumo de productos de origen animal es una actividad éticamente incorrecta, pues frustra los intereses básicos de seres sintientes, pero sin embargo, hay muchas otras razones de peso para anular su consumo. El respeto del medio ambiente constituye en beneficiar en la medida de lo posible a los seres sintientes. El consumo de productos animales es una de las principales causas de la destrucción del medio ambiente. Debemos por eso cuidar el medio ambiente, pues la degradación del mismo influye en la calidad de vida de los que viven en él.

En 2011, la ONU alertó que la deforestación avanza a un ritmo de 14.000 hectáreas al día, es decir, una superficie equivalente a 14.276 campos de fútbol. La mayor deforestación se está produciendo en la Amazonía y en la cuenca del Congo. Una de las mayores causas de ésta deforestación es el funcionamiento del sistema ganadero actual. 

La mayor causa de la degradación medioambiental, incluyendo el efecto invernadero, la contaminación del agua, y la pérdida de la tierra cultivable y el humus, por ejemplo, puede encontrar su origen en la explotación de los animales.

La industria de la carne es la segunda causa del calentamiento del planeta. Siempre se habla del efecto de la construcción de edificios y del consumo que hacemos en ellos. Por supuesto, se habla del transporte, pero nunca se habla de la industria de la carne. Pues bien: el consumo en edificios es la primera causa; la industria de la carne, la segunda, y el transporte, la tercera.

pulmon-verde-205 campo-210

Un reciente informe de las Naciones Unidas concluye que la transición hacia una alimentación vegana es necesaria para reprimir los peores efectos del cambio climático.

La producción de carne está contaminando y agotando nuestras reservas de agua potable, tierra fértil y aire puro. Más de la mitad del agua se destina a la agricultura animal y puesto que los animales de granja producen 130 veces más excremento que la población humana, sus desechos contaminan nuestras vías fluviales. Los excrementos animales emiten gases que envenenan el aire en las granjas – gases como el sulfuro de hidrógeno y el amoníaco – así como el metano y el óxido nitroso, principales causantes del cambio climático.

La epidemia del hambre es uno de los factores medioambientales más importantes afectados por la industria ganadera. En el año 2007 se sacrificaron 60.000 millones de mamíferos y aves para satisfacer el mercado cárnico, es decir para consumo humano. ¿Qué comen ellos? 40% de la cosecha mundial anual acaba en los establos de la ganadería intensiva en los países industrializados.
Para “producir” un kilo de carne bovina son necesarios 9 kilos de cereal.
Los países pobres están en parte obligados a vender alimentos necesarios para la alimentación humana como pienso para el ganado. 60% de los piensos en la ganadería intensiva (cereales, soja, cacahuetes…) los importamos desde los países en desarrollo.
Para 200 gr. de bistec se utilizan como pienso hasta dos kilos de cereal. Con 2 kilos de cereal se saciarían unos 8 niños. 6 millones de niños mueren de hambre al año.
1020 millones de personas pasan hambre cada año. Si los países industrializados redujeran en un 10% el consumo de carne, 100 millones de personas podrían ser alimentadas adicionalmente. Nadie debería morir de hambre.

Los expertos han concluido que pasar de hacer la transición de una alimentación estadounidense típica a una vegana es más efectivo para combatir el cambio climático que deshacerse de un vehículo estadounidense normal y optar por uno híbrido. Así que si estás preocupado por el ambiente, una de las acciones más efectivas para salvarlo es que te adoptes una dieta basada en plantas o vegana.

Circunstancias internas: aspectos que involucran al ser humano y su salud

Incluir en tu plato carne, lácteos y huevos puede ser una receta para enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes, tres de las principales causas de muerte en nuestro país actualmente. Destacados expertos concuerdan en que hacerse vegano es lo mejor y más sencillo en beneficio de uno mismo y de sus seres queridos para evitar estos problemas de salud.

Mucha gente sigue una dieta vegana por razones de salud exclusivamente. Quizá actualmente nos parezca sorprendente, pero no sólo se puede vivir sin productos animales, sino que realmente se goza de mejor salud.  La alimentación vegana es una manera muy sencilla y efectiva de revertir enfermedades cardíacas, tratar la diabetes, el cáncer y las enfermedades auto-inmunes. Y es que ya se empieza a ver a ojos de la ciencia, que la proteína animal es una fuente de enfermedades, sufrimiento y malestar general: Si  no empezamos a segregar jugos digestivos al ver una vaca viva o recién sacrificada (o un cerdo); ver la matanza de un animal es repulsivo, e incluso provoca náuseas a mucha gente. ¿Por qué deberíamos comerlo? Pero ¿a quién le repulsa coger una manzana del árbol o sacar una zanahoria de la tierra?

En palabras del Dr. Michael Klaper, “Tu cuerpo no tiene absolutamente ninguna necesidad de carne o leche de otros animales”. Todo lo necesario puede obtenerse de fuentes no-animales, incluso las proteínas (todos los vegetales contienen proteína), calcio (en semillas, verduras y fruta seca), hierro (higos, espinacas y legumbres), vitamina D (producida por el sol sobre la piel, también en las setas y en los germinados), vitamina B-12 (que se encuentra en la superficie de verduras biológicas crudas, y también la producen bacterias que viven en la boca, garganta e intestinos; de todas formas es preciso suplementar por la escasez de vitaminas de los suelos).

La idea de que los productos animales son sanos y necesarios ha sido promocionada por las industrias cárnicas y lecheras, creadoras de “los cuatro grupos a
limenticios”. Estas industrias reciben ayudas del Estado, que subvenciona la agricultura animal y promociona sus productos. Estos grupos distribuyen la mayoría de la información nutricional a los centros docentes. Debido a esta propaganda, la mayoría de la gente crece convencida de que es natural para los humanos consumir productos animales. Pero antes de que los humanos fueran capaces de fabricar armas para cazar, no eran lo bastante rápidos como para alcanzar a las presas, ni tenían garras para matarlas, ni colmillos para perforar su dura piel. En su lugar, teníamos dedos para recolectar y pelar frutas y verduras, así como tubos digestivos largos para poder absorber los aminoácidos esenciales en las combinaciones adecuadas. Los carnívoros naturales tienen tubos digestivos cortos, para poder expulsar pronto las toxinas que contiene la carne.

Los atletas suelen comprobar que una dieta vegetariana mejora su rendimiento, y muchos de los atletas de élite de todo el mundo son vegetarianos. Sixto Linares, record del
mundo del triatlón de las 24 horas (nadar 4.500 m., recorrer 300 km. en bicicleta y correr 84 km.), es vegano. Otros atletas vegetarianos son Dave Scott (seis veces ganador del Triatlón Ironman — hombre de hierro), Stan Price (record del mundo de bench press), Bill Pickering (record del mundo en atravesar a nado el Canal de la Mancha) y Bill Pearl (cuatro veces Mr. Universo), entre otros.

Hay quien pregunta qué se puede comer aparte de animales. Hay muchos y variados platos a base de cereales, pastas, panes, patatas, semillas, legumbres, arroz, frutas y verduras. Pueblos de diversas culturas, por ejemplo en la India, Oriente Medio, México y Asia, siguen dietas vegetarianas, proporcionando una amplia diversidad y variedad de restaurantes. La pizza sin queso es también popular entre los veganos. Con un poco de experiencia, un cocinero vegano puede crear comidas indistinguibles en aspecto y sabor de las tradicionales preparadas a base de animales, y además muchos otros platos deliciosos.

En resumen, la carne no es una opción a alimento si te importan el planeta, tu salud y los valores éticos. Si te queda alguna duda a cerca del tema puedes visitar mi video:

Philosophy and fruit

 

Sumario
Nombre del articulo
¿Por qué vegana?
Descripción
El ser humano puede sobrevivir comiendo muchos tipos de alimentos, ésto no significa que todos éstos sean óptimos para nuestro organismo.
Autor
Publisher
Philosophy and fruit
Logo
Comparte en las redes
Facebook
Facebook
Instagram
Google+
Google+
YouTube
Pinterest
Etiquetado ,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *